El método Marie Kondo aplicado al baño

“Con un mueble de baño de 80 a 120cm conseguimos diseño y orden “

El orden es clave para mantener los espacios desahogados y que nos produzcan el bienestar que necesitamos en nuestro día a día. El baño, siendo la estancia más pequeña de la casa, es la más difícil de mantener en orden porque, porque es el lugar donde más objetos de distinta índole colocamos.

EL  MÉTODO MARIE KONDO

Marie Kondo es una japonesa, autora del libro “La magia del orden. Se convirtió en una verdadera gurú en la materia. No por nada apareció en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de la Revista Times, en 2015. Sus libros y sus videos son algunos de los más consultados del planeta.

En el método Marie Kondo, ordenar no es almacenar. Cuando se hace esto último, el desorden comienza de nuevo. Como los espacios para guardar cosas están ocupados, todo comienza de nuevo a repartirse en diferentes partes. Ese es el efecto rebote. Lo que habitualmente suele ocurrir es que buscamos maneras de crear espacios de almacenaje sin preguntarnos si lo que guardamos realmente lo utilizamos o necesitamos.

Según Marie Kondo, solo se deben conservar los objetos que nos hagan felices. Cada objeto adquiere un significado emocional. Algunos son entrañables. Otros, en cambio, nos resultan indiferentes. Son estos los que no tienen por qué permanecer en casa. Su única función es obstruir.

Si tienes que pensar demasiado en si tirar o no algo, la respuesta es una sola: échalo a la basura. Frente a los objetos que nos hacen felices no existe duda. Si la hay es porque no nos importa tanto ese objeto específico. Lo que opera ahí es ese hábito neurótico de dificultad para desprenderse de las cosas. Los pasos del método Marie Kondo:

  • Desechar. Tirar todo lo que no nos hace felices o tiene un sentido profundo para nosotros.
  • Almacenar solo aquello que aporte alegría a nuestras vidas.
  • Ordenar por categoría, no por lugar. Esto quiere decir que debes decidir ordenar TODA la ropa y no ordenar la habitación, por ejemplo.
  • Comenzar siempre por la ropa. La ropa es más fácil de tirar porque rápidamente se sabe si se usa o no.
  • Organizar verticalmente la ropa que quede. Formar pequeños rectángulos con la ropa. Luego, guardarla verticalmente. El resultado final es algo así como una biblioteca de prendas.
  • No dejar para después. Lo mejor es comenzar y terminar de una vez con cada categoría. No dejar para más adelante.
  • Otorgar valor a los objetos que conserves. Si no tienen un significado, tampoco tienen por qué estar en tu casa.
  • Hacer la limpieza en soledad. Si buscas compañía, seguro que te persuadirán para no deshacerte de lo que debes tirar.
  • No compres nuevos muebles para almacenar. Esto solo se debe hacer si no se cuenta con ellos. De lo contrario, los muebles que hay son suficientes.

CÓMO APLICAR EL MÉTODO MARIE KONDO EN EL BAÑO

  1. ENCIMERA LIBRE Y DESPEJADA. Marie Kondo recomienda guardar todos los productos del baño dentro de los armarios.
  2.  OBJETOS SECOS. Usa cuantos productos del baño necesites, pero eso sí, antes de guardarlos, sécalos con una toalla.
  3. ORDENAR POR PRODUCTO. Antes de guardar los productos en los armarios metidos en cajas o cestas, agrúpalos por su tipología: champú y gel, maquillaje, cremas…
  4. DIVIDE LOS ESPACIOS Y ¡VENCERÁS! Incluso dentro de los cajones coloca cestas que te sirvan para clasificar los productos.
  5. TODO A MANO. Si guardamos objetos fuera de nuestro alcance, difícilmente los utilizaremos y estaremos ocupando espacio inútilmente,

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *